Todos los Recursos

Decisión de Olmstead

RESUMEN: La decisión de Olmstead, que fue emitida por la Corte Suprema de Estados Unidos en 1999, ha tenido un gran impacto en muchas personas y comunidades. Sirvió para aclarar que debido al Título II de la ADA, los apoyos y servicios financiados por el estado para personas con discapacidades deben basarse en la comunidad cuando sea apropiado.

Antes de que Estados Unidos tomara la decisión de Olmstead, una mujer llamada Lois Curtis telefoneó a la Sociedad de Ayuda Legal de Atlanta. Curtis llamó repetidamente para decir “¡Quiero salir!”

Curtis, junto con Elaine Wilson, vivía en el Hospital Regional de Georgia, administrado por el estado. Ambas mujeres tenían discapacidades mentales y del desarrollo y habían ingresado voluntariamente en el hospital. Después de sus tratamientos, los profesionales de la salud mental habían declarado que cada mujer estaba lista para pasar a un programa comunitario. Aun así, ambas permanecieron en el hospital durante muchos años, a pesar de los repetidos esfuerzos por obtener servicios en la comunidad. Por eso Curtis seguía llamando.

Finalmente, Sue Jamieson, abogada de la Sociedad de Ayuda Legal de Atlanta, presentó una demanda en nombre de Curtis, buscando servicios y apoyos para discapacitados en la comunidad (Wilson fue agregada a la demanda unos meses después).

La Decisión de la Corte Suprema

“En resumen, llegamos a la conclusión de que el Título II de la ADA requiere que los Estados proporcionen tratamiento basado en la comunidad para las personas con discapacidades mentales, cuando los profesionales de tratamiento del Estado hayan determinado que dicha ubicación es apropiada, cuando las personas afectadas no se opongan a dicho tratamiento y cuando la ubicación se puede acomodar razonablemente teniendo en cuenta los recursos disponibles del estado y las necesidades de otras personas con discapacidades mentales." —Jueza Ginsburg, Olmstead contra LC

Esta demanda comenzó en Georgia y llegó hasta la Corte Suprema de Estados Unidos. El caso fue llamado Olmstead contra LC (Olmstead es el apellido de Tommy Olmstead, quien fue el Comisionado del Departamento de Recursos Humanos de Georgia; LC son las iniciales de Lois Curtis.)

La Corte Suprema dictó sentencia el 22 de junio de 1999. La decisión sostuvo que bajo el Título II de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (la ADA prohíbe la discriminación por discapacidad en todos los servicios, programas y actividades que brindan al público los gobiernos estatales y locales) el aislamiento institucional injustificado es discriminación. En otras palabras, la Corte determinó que Georgia había discriminado a Curtis y a Wilson porque estaban segregadas en una instalación estatal que las obligaba a vivir con otras personas con discapacidades. A las dos mujeres no se les permitió vivir en un entorno integrado, con servicios y apoyos adecuados en su lugar, en la comunidad. Esta decisión histórica allanó el camino para que millones de personas con discapacidad vivan y trabajen en sus propias comunidades.

La Corte Suprema sostuvo que los servicios y apoyos comunitarios financiados por el estado deben estar disponibles y ser accesibles para las personas con discapacidades siempre que existan tres condiciones:

  1. Los servicios son adecuados, según lo determinen los profesionales.
  2. El individuo no se opone a recibir apoyos comunitarios.
  3. Los apoyos basados en la comunidad se pueden acomodar razonablemente, considerando los recursos disponibles de la entidad pública y las necesidades de otras personas con discapacidades que se encuentran en situaciones similares.

[ Escuchar: Opinión de Olmstead contra LC—enlace al audio en la barra lateral izquierda]

[ Leer: La Ley ADA y el Título II Entidades Públicas ]

Más Casos Judiciales

Aunque la decisión de Olmstead involucró específicamente a un tipo de institución estatal, un hospital psiquiátrico, otras sentencias de la corte dejaron en claro rápidamente que Olmstead se aplica a todas las instituciones financiadas por el estado y por Medicaid. De hecho, se dictaron varios fallos en la región del Centro ADA del Noreste (Nueva Jersey, Nueva York, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE. UU.).

Estados Unidos contra Nueva York

En el caso de 2013 Estados Unidos contra Nueva York, un acuerdo de conciliación establecía que las personas con enfermedades mentales que residen en 23 hogares grandes para adultos en la ciudad de Nueva York deben recibir servicios en el “entorno más integrado y apropiado para sus necesidades.” En otras palabras, las personas con discapacidades deben tener la oportunidad de vivir, trabajar y participar plenamente en sus comunidades, con los servicios y apoyos necesarios financiados por el estado.

Sciarrillo contra Christie

En Nueva Jersey en 2013, en Sciarrillo contra Christie, los demandantes privados se opusieron al plan de desinstitucionalización del estado para sus instalaciones que albergaban a personas con discapacidades del desarrollo. El Tribunal de Distrito de Nueva Jersey desestimó la demanda de los demandantes, rechazando este argumento "anverso de Olmstead".

Disability Rights New Jersey, Inc. contra Vélez

En 2005, Disability Rights New Jersey, Inc. contra Vélez implicaba a cientos de personas con discapacidades del desarrollo que residían en varias instituciones estatales importantes. Estas personas alegaron que el estado no les brindó servicios y apoyo en el entorno más integrado apropiado a sus necesidades, y que la segregación innecesaria de personas con discapacidades en instituciones estatales es una forma de discriminación prohibida por la ADA. En este caso judicial, Estados Unidos presentó una amicus curiae breve (informe del amigo de la corte), afirmando que Nueva Jersey no estaba brindando servicios a las personas con discapacidades en el entorno más integrado y apropiado para sus necesidades. El caso aún está pendiente en 2020.

Estados Unidos contra Puerto Rico

El caso de la ADA Estados Unidos contra Puerto Rico involucra a todas las personas con discapacidades del desarrollo atendidas en Puerto Rico. A través de los años, Puerto Rico cerró las seis instituciones residenciales y estableció un sistema de servicio comunitario para cientos de personas con discapacidades del desarrollo en entornos comunitarios integrados. En 2016, una orden judicial aclaró que el grupo cubierto por este caso incluye a todas las personas con discapacidades del desarrollo en el sistema y no solo a las que anteriormente vivían en una de las instituciones que fueron cerradas.

La División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de los EE. UU. continúa trabajando con Puerto Rico para mejorar la prestación de servicios de atención médica y conductuales a personas con afecciones complejas. El trabajo también continúa aumentando el número de personas que trabajan en entornos comunitarios integrados.

El Impacto de Olmstead

Aunque han pasado más de 20 años desde la decisión de Olmstead, su efecto dominó continúa impactando las vidas de las personas con discapacidades en la actualidad. La decisión de Olmstead va más allá de las vidas de Curtis y Wilson. En la decisión, la jueza de la Corte Suprema Ginsburg reflexionó sobre la verdadera intención de la ADA. La ADA es una ley de derechos civiles y está destinada a ser interpretada de manera amplia e integral. Ginsburg escribió que “la ubicación institucional de personas que pueden manejar y beneficiarse de entornos comunitarios perpetúa suposiciones injustificadas de que las personas aisladas así son incapaces o indignas de participar en la vida comunitaria.”

Siempre han sido estas “suposiciones injustificadas” sobre la dignidad y el valor de las personas con discapacidad las que aborda Olmstead. Se trata de que las personas puedan elegir dónde y con quién vivir. Se trata de que las personas puedan elegir socializar y disfrutar de la recreación con amigos y vecinos en sus propias comunidades. Se trata de que las personas puedan trabajar en un trabajo de su elección, ganar un cheque de pago y vivir el Sueño Americano.

Las demandas mencionadas anteriormente en este artículo muestran que la historia de Olmstead no ha terminado. Los estadounidenses con discapacidades, sus familias y defensores continúan luchando por el derecho a vivir sus vidas en la plaza pública, con y junto a sus amigos, vecinos, colegas y miembros de la comunidad. Con demasiada frecuencia, las personas con discapacidades tienen muy pocas, si es que tienen alguna, opciones o elecciones en sus vidas.

¿Y qué pasó con Wilson y Curtis?

Elaine Wilson, quien falleció en 2004, explicó su fuerza motriz y el propósito de Olmstead: “Cuando estaba en una institución, no me gustaba a mí misma. Estaba atrapada… no tenía esperanzas. Pensé, Dios mío, Dios mío, ¿cuándo me iré de aquí?"[1] y “Cuando estaba en la institución, me sentía como en una cajita y que no había salida.”[2] Wilson fue sometida a años de aislamiento, tratamientos de choque y drogas psicotrópicas que arruinaron sus riñones. Después de Olmstead, muchos años y 36 instituciones más tarde, Elaine vivió los años que le quedaban en su propia comunidad en Georgia.

Lois Curtis pasó su adolescencia y hasta los veintitantos siendo trasladada de institución en institución, y al mismo tiempo segregada de la sociedad solo porque tenía una discapacidad. Tomó el hábito de fumar en cadena como uno de los únicos medios a su disposición, ya que se le negó su verdadera pasión por la pintura. Hoy vive en su propio apartamento, toma clases de arte, vende su arte con fines de lucro y toma sus propias decisiones sobre lo que es mejor para su vida. En sus propias palabras, Curtis describe su vida hoy:

“Bueno, preparo sémola, huevos y salchichas por la mañana y barro el piso. A veces salgo a comer. Tomo clases de arte. Hago dibujos bonitos y gano dinero. Salgo de la ciudad y vendo mis obras de arte. Voy a la iglesia y le rezo al Señor. ¡Alzo mi voz bien alto! En verano voy a la piscina y meto los pies en el agua. Quizás aprenda a nadar algún día. He estado pescando. Vi un cerdo y un caballo en una granja. Compro ropa y zapatos. Tengo fiestas de cumpleaños. Son muy divertidos. Ya no le tengo miedo a los perros grandes. Me siento bien conmigo misma. Mi vida es una vida mejor.[3]

Fuentes

Cornell Law School Legal Information Institute, Olmstead v. L.C.

Impact, Volume 28, Number 1: Feature issue on the ADA and people with intellectual, developmental, and other disabilities

Oyez, Olmstead v. L.C.

Olmstead Champion Meets the President

Olmstead Rights website

Unlocked: The Lois Curtis Story

Throwback Thursday: Olmstead v. L. C. (1999)

Referencias

[1] Elaine Wilson’s story continued. Proyecto de integración de discapacidad en Atlanta Legal Aid Society, Inc.

[2] Lee, K. (23 de abril de 2015). Throwback Thursday: Olmstead v. L.C. (1999). Blog de SWSP.

[3] Curtis, L. & Sanders, L. (2015). Lois Curtis on life after Olmstead. Impact, 28(1), 20. Universidad de Minnesota, Instituto de Integración Comunitaria (UCEDD) & Centro de Investigación y Capacitación sobre Vida Comunitaria.

¿Preguntas?

¿Desea más información acerca de los servicios que proveemos? Pregúntele a nuestros especialistas de asistencia técnica.

Comuníquese con nosotros