Todos los Recursos

La Ley ADA y el Título II Entidades Públicas

Resumen: La Ley ADA garantiza el acceso de las personas con discapacidad a edificios, instalaciones, programas, servicios y actividades ofrecido por los gobiernos estatales y locales (entidad públicas). Estos incluyen centros electorales, escuelas públicas, ayuntamientos y mucho más.

El Título II de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) requiere que las personas con discapacidades tengan igual acceso a los programas, servicios y actividades del gobierno estatal y local y que, de esa manera, tengan la oportunidad de participar en la vida cívica. De hecho, el Título II cubre muchos aspectos de lo que nos define como estadounidenses—incluyendo el derecho a votar en las urnas, asistir a reuniones gubernamentales y a la escuela. También incluye que las agencias de gobierno atiendan las necesidades de estos ciudadanos durante momentos de emergencia, y mucho más.

Edificios e Instalaciones

El Título II abarca todas las localidades del gobierno estatal y local. Un ejemplo son las escuelas públicas. Esto incluye escuelas elementales, escuelas intermedias y escuelas superiores, así como universidades y colegios públicos. Los centros electorales están cubiertos bajo el Título II, como también lo están las bibliotecas públicas, los edificios municipales y los parques de juego. Lugares adicionales como los parques estatales, playas públicas, tribunales de condado, cárceles estatales y mucho más.

Los edificios e instalaciones del gobierno estatal y local construidos después del 26 de enero de 1992, deben cumplir con los  Estándares de la Ley ADA para el Diseño Accesible. Además, las alteraciones que han ocurrido desde esa fecha (si las alteraciones impactan la usabilidad de un edificio) deben seguir esos estándares.

Accesibilidad del Programa

Una idea errónea común es que los edificios más antiguos están exentos de la Ley ADA, por lo que, si un edificio fue construido antes del 1992, no se requiere que provea acceso a las actividades que ocurren dentro del edificio. Esto es completamente falso. El Título II nos dice que cuando una entidad pública ofrece programas, servicios o actividades en una localización físicamente inaccesible, la entidad pública aún debe proveer acceso a esas actividades. Eso garantiza la igualdad de acceso de las personas con discapacidad mientras equilibra la viabilidad de hacer que todos los edificios construidos antes del 1992 sean totalmente accesibles. Piense en las instalaciones de su gobierno local, como por ejemplo los tribunales, los refugios de emergencia, y las bibliotecas, así como las áreas desarrolladas como los parques y las áreas de juego. Muy probablemente, varios fueron construidos antes del 1992.

Ejemplos de los servicios, programas y actividades de una entidad pública incluyen educación pública, transporte público, recreación municipal, servicios sociales, centros electorales, reuniones de la ciudad, transporte público, instalaciones de cuidado de salud y tribunales, entre muchas otras.

La obligación de lograr la accesibilidad a los programas aplica a todas las entidades públicas, a menos que hacerlo cambie fundamentalmente la naturaleza del programa o la actividad, o resulte en una carga administrativa o financiera excesiva para la entidad pública. De ser así, la entidad pública deberá tomar acción para garantizar que las personas con discapacidad tienen acceso igual, tal como trasladar un programa o servicio a otro lugar accesible.

Integración

Una meta clave de la Ley ADA es garantizar que las personas con discapacidad tengan igualdad de oportunidades para disfrutar de los mismos servicios, actividades y programas que las personas sin discapacidad–en el entorno más integrado posible que sea adecuado para sus necesidades. Esto incluye a las personas con discapacidad en la comunidad en general. Un ejemplo puede ser visto en las escuelas públicas, donde los estudiantes con discapacidades asisten a clases junto con sus compañeros. En algunos casos, los programas especializados para aquellos con discapacidades pueden estar garantizados y beneficiar a las personas con discapacidad. Aun así, las entidades públicas no pueden exigir que las personas con discapacidad asistan a programas especializados. Las personas con discapacidad pueden optar por participar en el programa “regular”.

Ejemplos de Igual de Acceso

¿Cómo se puede proveer acceso igual? No hay una solución que sirva en todos los casos para lograr accesibilidad a un programa.

Residente de Pueblo con Factura de Agua

A continuación, un ejemplo. Un residente de la ciudad con una discapacidad quiere hacer una pregunta sobre su factura de agua en persona en la oficina local.. El proceso por el cual el público se reúne con funcionarios de la ciudad se considera un servicio de la ciudad por lo que las personas con discapacidad deben tener la habilidad de reunirse con el representante de la ciudad para discutir la factura de agua, de la misma manera que otros residentes pueden hacerlo. Si el representante de la ciudad  tiene una oficina en el segundo piso del edificio del distrito y el edificio (construido en el 1975) no cuenta con un ascensor, el representante de la ciudad podría ofrecer reunirse en un salón de conferencia accesible en el primera piso.

De eso se tratan los programas de accesibilidad–idear soluciones alternativas, a veces creativas para proveer igualdad de acceso a las personas con discapacidades cuando las barreras físicas presentan problemas.

Escuelas Públicas

Las escuelas públicas a menudo se usan como ejemplos de accesibilidad a los programas, dado a que muchas escuelas fueron construidas antes del 1992. Si un distrito no cuenta con los recursos para hacer que todas sus escuelas sean físicamente accesibles, podría ser aceptable, bajo ciertas condiciones, que un porcentaje de las escuelas que se renueven sean accesibles siempre y cuando los menores con discapacidades tengan acceso igual al sistema educativo. Esta igualdad de acceso incluye actividades extracurriculares y otras oportunidades ofrecidas por el sistema escolar. El distrito también debe considerar cuán lejos un estudiante con discapacidad tiene que viajar pasa asistir a una escuela con características de accesibilidad–-no sería “igual” requerirle a un estudiante con discapacidad que viaje mucho más lejos que otros estudiantes. En los distritos más pequeños esto podría no ser un reto, pero en las grandes ciudades, que contienen cientos de escuelas, la distancia se convierte en un elemento crítico al determinar si se está proveyendo igualdad de acceso.

Barreras Políticas

Ocasionalmente, un obstáculo para la participación de las personas con discapacidad es una política. Por esta razón, la Ley ADA requiere que las entidades públicas modifiquen razonablemente sus políticas, prácticas y procedimientos para permitir la participación de las personas con discapacidad. A continuación, algunos ejemplos:

Comunicación Efectiva con Servicios y Ayudas Auxiliares

Los dos últimos ejemplos anteriores son ejemplos de un servicio que se presta a una persona con discapacidad a fin de garantizar una comunicación eficaz. El Título II requiere que las entidades públicas asistan en la comunicación, ofreciendo ayudas y servicios auxiliares según sean necesarios. Algunos ejemplos son proveer cosas como:

¿Quién paga?

Cuando hablamos de equipo adaptativo e intérpretes, la Ley ADA no permite que las entidades públicas transfieran los costos de este tipo de servicios a las personas con discapacidad. Los recargos están prohibidos. La entidad pública es responsable de pagar cualquier ayuda o servicio auxiliar, o alojamiento y modificaciones a los servicios, programas y actividades.

Accesibilidad al Voto

Uno de los pilares de la democracia estadounidense es el derecho al voto. Las personas con discapacidad podrían experimentar barreras al tratar de votar que las personas sin discapacidad no enfrentan. Esto crea inequidad. También segrega a los votantes con discapacidad.

El Título II requiere acceso a los centros electorales de los gobiernos estatales y locales. También requiere que las entidades públicas modifiquen razonablemente, las políticas y los procedimientos para permitir que las personas con discapacidad puedan votar.

Los centros electorales a menudo se encuentran localizados en edificios públicos tales como escuelas, parques de bomberos y bibliotecas. Como hemos discutido anteriormente estas instalaciones tienen la obligación de proveer accesibilidad a los programas. Cuando se seleccionan los lugares de votación es importante considerar su accesibilidad. Si un lugar es inaccesible, se deben tomar medidas especiales para mejorar el acceso el día de las elecciones. Esto involucra planificar con anticipación para garantizar la accesibilidad Por ejemplo, si los escalones suben hasta la puerta principal de una estación de bomberos que alberga un lugar de votación, deberá contar con rótulos que indiquen una ruta accesible hacia el cuartel de bomberos (tal vez a través de las puertas del garaje superior). Y no se trata sólo de la ley; presentarse a votar mientras se usa una silla de ruedas y enfrentarse con escalones es frustrante e increíblemente insultante.

El Título II requiere que las juntas electorales estatales y locales provean ayudas y servicios auxiliares adecuados a las personas con discapacidad para que puedan votar en privado, sin tener que solicitar asistencia.

Existen leyes federales adicionales que también protegen los derechos de votación de las personas con discapacidad, incluyendo La Ley de Ayuda al Voto de los Estados Unidos (Help America Vote Act (HAVA), la Ley Nacional de Registro de Votantes (the National Voter Registration Act (NVRA), la Ley Nacional de Derechos de Voto (the National Voting Rights Act), y la Ley de Accesibilidad al Voto para Personas Mayores y Discapacitadas (the Voting Accessibility for the Elderly and Handicapped Act).

Recursos de Votación

El Título II en Breve

El Título II abarca muchos lugares, actividades, servicios y programas que juegan un papel importante en la vida comunitaria y cívica en los Estados Unidos. Hemos tocado algunas de esas áreas en este artículo. Otras áreas que deben ser destacadas incluyen el transporte pública (como los trenes y los autobuses de la ciudad) las clínicas de salud y los hospitales comunitarios y los refugios de emergencia.

[ Ver también: La Ley ADA y los Proveedores de Transportación ]

¿Preguntas?

¿Desea más información acerca de los servicios que proveemos? Pregúntele a nuestros especialistas de asistencia técnica.

Comuníquese con nosotros