Publicaciones de Blog

Salud mental y estudiantes universitarios

Grace Fairchild September 17, 2021

Reconociendo la batalla que enfrentan los estudiantes universitarios con enfermedades mentales, Brittany Stone se ha propuesto ayudar a los estudiantes a encontrar adaptaciones y crear conciencia sobre los problemas de salud mental entre los estudiantes. Stone es profesora en el Departamento de Rehabilitación y Consejería Psiquiátrica en la Escuela de Profesiones de la Salud de la Universidad de Rutgers, y se unió a la redifusión multimedia Ask About the ADA este mes para hablar sobre cómo la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) se aplica a los estudiantes universitarios con inquietudes sobre salud mental. En la redifusión multimedia, exploramos los aspectos únicos de la vida con una enfermedad mental que ha empeorado durante la pandemia de COVID, y profundizamos en cómo los recursos del recinto sirven y  no sirven a los estudiantes con estas condiciones. Nuestra conversación se refirió al hecho de que, mientras la ADA otorga derechos de acceso y adaptación a las personas con discapacidades, las personas con condiciones de salud mental son constantemente ignoradas y desatendidas.

La enfermedad mental es un problema grave en el recinto y en toda la sociedad, pero puede ser difícil para otros reconocer e identificar estas condiciones. Como resultado, la enfermedad mental a menudo está sujeta a intensos estigmas sociales. No se asocian comúnmente con muchos otros problemas de discapacidad, muchas de estas condiciones están cubiertas por la ADA. Por ejemplo, la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) considera que condiciones como la depresión grave, el trastorno bipolar, los trastornos de ansiedad, los trastornos de la personalidad y la esquizofrenia están cubiertas por la ADA; tenga en cuenta que esta no es una lista exhaustiva.[1]

De manera similar, bajo los Títulos II y III de la ADA, un impedimento mental que limita sustancialmente una o más actividades esenciales de la vida cotidiana puede ser una discapacidad, otorgando protección de la ADA en la escuela. Aunque las enfermedades mentales pueden ser difíciles de ver, es importante recordar que estas condiciones pueden estar cubiertas por la ADA al igual que cualquier otra discapacidad. A menudo, los estudiantes no saben que tienen derecho a la accesibilidad y las adaptaciones, porque sus condiciones son invisibles y altamente estigmatizadas; lo que puede llevar a que no estén dispuestos a discutir su discapacidad a menos que sea absolutamente necesario.

Las condiciones de salud mental a menudo surgen por primera vez en la adolescencia y la adultez temprana, y Stone señaló que muchos estudiantes experimentan condiciones de salud mental por primera vez durante la universidad. Luego, los estudiantes deben buscar atención y establecer redes de apoyo en un entorno desconocido, y esto solo puede resultar desafiante. Si los estudiantes llegan a un punto en el que necesitan adaptaciones académicas, los procesos de diagnóstico y documentación pueden ser intimidantes, y los profesores y administradores pueden tener dificultades para comprender cómo ayudar a los estudiantes si nunca han experimentado personalmente los impactos de la enfermedad mental.

La pandemia de COVID-19 ha exacerbado aún más estas condiciones de salud mental existentes, y las cifras son asombrosas: la Asociación Nacional de Enfermedades Mentales identificó un estudio realizado en ocho países de habla inglesa que encontró que el 25% de los encuestados exhibieron signos clínicos de trastornos del estado de ánimo en medio de la pandemia.[2] Las crisis de salud globales pueden tener un impacto aún más agudo en los estudiantes universitarios, ya que un estudio reciente de la Universidad Estatal de Ohio encontró que el agotamiento de los estudiantes aumentó en un 30% desde el verano de 2020. Ahora, el 71% de los estudiantes encuestados están luchando contra el agotamiento, y los informes de ansiedad y depresión también aumentaron durante este período.[3] Estos informes deberían hacer sonar la alarma para los colegios y universidades, pero desafortunadamente, es posible que no haya suficientes recursos en el recinto para ayudar a estos estudiantes a tener éxito.

¿Cómo pueden las universidades ayudar a los estudiantes a navegar por los desafíos de salud mental este semestre, particularmente durante una pandemia? Stone hace varias recomendaciones:

  • Primero, las universidades deben considerar mantener opciones de aprendizaje virtual, que brindan flexibilidad para muchas personas con diversas discapacidades. El aprendizaje remoto puede ser tan útil para las personas con sistemas inmunológicos comprometidos que no quieren arriesgarse a un recinto abarrotado como lo es para los estudiantes con depresión grave que luchan por abandonar su dormitorio. Aunque la accesibilidad podría no haber sido un objetivo previsto, el aprendizaje en línea ofrece un enfoque paralelo al diseño universal, que mitiga las barreras a la educación para las personas con y sin discapacidades.
  • En segundo lugar, los administradores deben anticipar un período de ajuste a medida que los estudiantes pasan del aislamiento de aprendizaje virtual a las discusiones en clase en persona. El cambio puede ser difícil para muchos, pero las personas con ansiedad y depresión podrían ser más propensas a sentirse abrumadas por el cambio repentino en las condiciones sociales y laborales. Podría ser razonable facilitar a los estudiantes el semestre con una carga de trabajo más ligera en las primeras semanas mientras se acostumbran a clases en vivo, presenciales, conferencias y seminarios. Sin embargo, al igual que con muchos aspectos de la ADA, servirá bien a los administradores considerar estas situaciones viendo cada caso individualmente para respetar las necesidades individuales de todos los estudiantes con discapacidades.
  • Principalmente, Stone señala que las adaptaciones de la ADA funcionan de manera más eficiente cuando los estudiantes, los administradores y los instructores priorizan la comunicación clara y la colaboración creativa. El establecimiento de una adaptación para discapacitados bajo la ADA está destinado a ser un proceso interactivo entre todas las partes para que las personas con discapacidades puedan tener igual acceso a todos los espacios y servicios disponibles para el público en general. Las solicitudes de adaptación deben funcionar como una conversación entre los estudiantes y los administradores sobre cómo el estudiante está luchando, con qué necesitan ayuda y qué es una adaptación razonable. Los estudiantes no deben desanimarse si no reciben su adaptación preferente de inmediato, y los administradores no deben descartar por completo las solicitudes de adaptación. Juntos, los estudiantes, profesores y personal pueden regresar a los recintos universitarios sin comprometer su bienestar mental.

Para una inmersión aún más profunda en las adaptaciones de salud mental en los recintos universitarios, escuche nuestra entrevista completa con Brittany Stone de Rutgers o lea las pautas de NAMI sobre salud mental para estudiantes universitarios.

[1] Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos. (1997). Directrices de cumplimiento sobre la ADA y las discapacidades psiquiátricas.

[2] Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (NAMI). (2021, 15 de marzo). Nuevos Datos sobre el Impacto Mundial del COVID-19 en la salud mental.

[3] Mozes, A. (2021, 26 de julio). Preocupación, depresión, agotamiento: La encuesta encuentra que los estudiantes universitarios están estresados a medida que se acerca el trimestre de otoñoUS News and World Report.