Todos los Recursos

La ley ADA y los Lugares de Acceso Público

Resumen: Este artículo se enfoca en las empresas (tiendas, restaurantes, salones, teatros, entre otros) que están abiertas al público. El Título III de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) tiene mucho que decir sobre estos lugares. Este artículo analiza a cuáles negocios le aplica el Título III. También explica lo que deben hacer los mismos para estar en cumplimiento con la ley.

La Ley de Estadounidenses con Discapacidades describe aquellos lugares de acceso público que son administrados por el gobierno bajo el Título II y describe los negocios que caen bajo el Título III. Estos diferentes títulos establecen reglas ligeramente diferentes para la aplicabilidad de la ley ADA.

Gobierno

El Título II trata sobre los lugares y servicios públicos administrados o financiados por un gobierno estatal o local. Abarca los edificios estatales o locales, así como facilidades, tales como parques. También abarca programas y servicios. La ley ADA no le aplica al gobierno federal; ese aspecto de la ley de derechos civiles por discapacidad está cubierto por la Ley de Rehabilitación.

Artículo Relacionado: Información adicional sobre el Título II de la Ley ADA.

Artículo Relacionado: La Ley de Rehabilitación

Negocios

Profundicemos en cómo la ley ADA se aplica a los lugares de acceso público que no son parte de (o que no son financiados por) el gobierno federal, estatal o local. La mayoría de los negocios son lo que el Título III de la ley ADA llama lugar de acceso público.

Por lugar de acceso público se entiende cualquier lugar abierto al público en el cual se lleve a cabo comercio. El comercio ocurre cuando las cosas son compradas o vendidas, o cuando los servicios son comprados o vendidos. Algunos ejemplos son los bancos, restaurantes, teatros y hoteles. También incluye a las escuelas y universidades privadas, museos, centros comerciales, boleras y estadios deportivos, así como spas, hospitales y zoológicos. El Título III también abarca la transportación privada (el Título II abarca la transportación pública).

Ejemplos de lugares de acceso público

El Manual Técnico del Título III de la Ley ADA (en III-1.2000 Lugares de acceso público) contiene 12 ejemplos de lugares de acceso público. Esta no es una lista completa; otros negocios que caen dentro de estas categorías también se consideran lugares de acceso público.

1) Lugares de alojamiento (p. ej., posadas, hoteles, moteles) (excepto los establecimientos ocupados por sus propietarios que alquilen menos de seis habitaciones)

2) Establecimientos que sirven comida o bebida (p. ej., Restaurantes y bares)

3) Lugares de exhibición o entretenimiento (p. ej., cines, teatros, salas de conciertos, estadios)

4) Lugares de congregación pública (p. ej., auditorios, centros de convenciones, salas de conferencias)

5) Establecimientos de venta o alquiler (p. ej., panaderías, supermercados, ferreterías, centros comerciales)

6) Establecimientos que brindan servicios (p. ej., lavanderías, tintorerías, bancos, peluquerías, salones de belleza, agencias de viaje, servicios de reparación de calzado, funerarias, gasolineras, oficinas de contadores o abogados, farmacias, oficinas de agentes de seguros, oficinas de atención médica, hospitales)

7) Terminales, depósitos o estaciones de transporte público, (sin incluir facilidades relacionadas con el transporte aéreo)

8) Lugares de exhibición o colección pública (p. ej., museos, bibliotecas, galerías)

9) Lugares de recreación (p. ej., parques, zoológicos, parques de atracciones)

10) Lugares de educación (p. ej., guarderías, escuelas privadas que sean primarias, intermedias o secundarias, universidades de pregrado o posgrado)

11) Establecimientos de centros de servicios sociales (p. ej., guarderías, centros para ancianos, refugios para personas sin hogar, bancos de alimentos, agencias de adopción)

12) Lugares de hacer ejercicio o recreación (p. ej., gimnasios, spas, boleras, campos de golf)

Acceso Físico

El Título III requiere que los lugares de acceso público no discriminen por motivos de discapacidad a la hora de proveer bienes y servicios. También requiere que se remuevan todas las barreras estructurales y arquitectónicas a la accesibilidad si tal remoción es fácilmente realizable, y que las nuevas construcciones y alteraciones de cumplan con los Estándares de Diseño Accesible de 2010 de la ley ADA.

El Título III define fácilmente realizable como algo “que se pueda lograr fácilmente sin mucha dificultad o gastos”. Es una obligación continua que debe reevaluarse continuamente para determinar si existen barreras al acceso, y de ser posible, remover esas barreras.

Al igual que el Título II, el Título III también prohíbe indagaciones innecesarias sobre la discapacidad,  los recargos asociados al cumplimiento con la ley ADA y los criterios de elegibilidad que excluyen a las personas con discapacidad sin motivos legítimos de seguridad.

El Título III también requiere ajustes razonables para garantizar el acceso para las personas con discapacidad, a menos que el hacerlo cause una alteración fundamental en la naturaleza de un servicio o programa o cause una carga excesiva en términos financieros y administrativos.

Comunicaciones

Además, el Título III requiere que los lugares de acceso público provean servicios y ayudas auxiliares para facilitar la comunicación.

Los términos ayudan auxiliar y servicio auxiliar se utilizan frecuentemente para describir métodos para mejorar la comunicación con alguien que tiene una discapacidad sensorial. Por ejemplo, para una comunicación breve y sencilla, un bolígrafo y un papel pueden mejorar la comunicación con una persona sorda o con dificultades auditivas, al igual que los mensajes de texto en los teléfonos inteligentes. Para una comunicación más extensa o compleja, se pueden utilizar otros tipos de servicios o ayudas, como intérpretes de lenguaje de señas y CART (subtítulos en tiempo real de acceso a la comunicación), así como TTY para telefonía. Algunos ejemplos adicionales incluyen Braille y materiales de lectura en letra grande, audiolibros, entre otros.

Escuelas

Debido a que el Título III abarca escuelas privadas y universidades, también incluye normas para exámenes y cursos. Las entidades cubiertas deben ofrecer exámenes y cursos en un lugar y de tal manera que sean accesibles a las personas con discapacidad o sino ofrecer alternativas accesibles. Además, los exámenes deben ser administrados de manera que los resultados reflejen con precisión la aptitud o el nivel de logro de un individuo, no la deficiencia.

El propósito del Título III

El Título III tiene como objetivo hacer posible que las personas con discapacidad disfruten del mismo acceso a los edificios físicos, bienes y servicios, programas y otros beneficios que ofrecen las empresas que cualquier otra persona. Este objetivo sencillo puede requerir que un negocio reconsidere el entorno construido a su alrededor y varios elementos dentro de él. Es posible que el negocio también tenga que modificar algunas de sus políticas y ser flexible y creativo al momento de brindar servicio a sus clientes con discapacidades.

Artículo relacionado: El espíritu de la ley ADA y su negocio

Artículo relacionado: ¿Qué es la Ley para Estadounidenses con Discapacidades?

¿Preguntas?

¿Desea más información acerca de los servicios que proveemos? Pregúntele a nuestros especialistas de asistencia técnica.

Comuníquese con nosotros